Tips imprescindibles para la repostería

Porque hay que ser honestos, y a todos nos ha pasado alguna vez que se nos baje el queque en el horno o que el merengue no tome consistencia... y es ahí cuando aparecen esos benditos tips de cocina. Para evitar esto, te compartimos nuestros mejores consejos de repostería, para que las recetas queden perfectas y sean dignas de un profesional.
  • Indispensable para empezar a cocinar cualquier receta: tener la pesa con pilas cargadas y el reloj bien sincronizado. 
  • Para que el queque no se baje, batir muy bien los huevos junto con el azúcar. Una vez listo, mezclar todos los ingredientes secos y agregar de forma envolvente al huevo. 
  • El éxito de un buen queque o galleta es no sobre batir la harina, para incorporar aire es importante batir la mantequilla con el azúcar hasta que quede amarillo pálido. Después sumar los huevos uno por uno y al final añadir la harina, mezclando manualmente. 
  • Para poner papel mantequilla a un molde redondo o irregular, lo mejor es cortar un trozo de papel del tamaño de este, mojarlo y estrujarlo para que quede solo un poco húmedo. De esa manera será mucho más fácil adaptarlo a la forma del recipiente. 
  • Para que el merengue suizo quede perfecto, hay que poner a baño María las claras con el azúcar y revolver hasta que esta última se disuelva muy bien. Luego sacar del calor y dejar reposar por lo menos 5 minutos a temperatura ambiente. Transcurrido el tiempo, batir. 
  • Para que no sea necesario doblar el brazo de reina caliente, poner 1 cdta. de miel al batir justo después de incorporar el azúcar. Una vez horneado, tapar y esperar a que se enfríe, así se doblará después fácilmente.
  • Si al batir demasiado la crema se “corta”, se debe llevar a baño María y revolver bien para mezclar, y luego pasar de inmediato a un baño María inverso (bol con hielo y agua para enfriar rápido) para que regrese a su estado de crema fluida. 
  • Para hacer masas quebradas, congelar la mantequilla y luego rallarla. Esto hace que sea más rápido y se facilite el proceso de unir los ingredientes al momento de hacer la masa.
  • Si un queque o bizcocho se endureció con el paso de los días, solo debes rociarlo con un poco de leche y llevarlo al horno nuevamente para que quede como nuevo.
  • Para lograr un merengue italiano liso y perfecto, hay que esperar que el almíbar de pelo no tenga burbujas para incorporarlo a las claras ya batidas a nieve.
  • Para que la masa de tartaleta no quede seca o quebradiza, hay que hornearla a 180ºC por 15 minutos y una vez pasado el tiempo, sacar del horno y “pintarla” con una clara de huevo antes de rellenarla. Luego verter el relleno y llevarla al horno nuevamente.
  • Es mejor hacer los merengues en un bol de metal, porque en los plásticos siempre queda una pequeña capa de grasa, la que dificulta que las claras suban.
  • Para que el merengue no quede con olor a huevo, añadir  ralladura de limón o algún otro agente aromatizante.
  • ¡No olvidar! Enfriar bien los moldes de bizcochos luego de retirar del horno, sobre todo si vas a aplicar alguna crema o relleno para impedir que se derrita.
  • ¿Se te cortó un poco la crema inglesa? ¡No la botes! Ponla un rato en la licuadora y ¡listo! Y si utilizas vainas de vainilla de buena calidad, las puedes lavar y congelar para aromatizar otra preparación.
  • Lo mejor para un merengue francés es agregar una pizca de sal a las claras, porque así las ioniza. Luego añadir el azúcar en forma de lluvia para que quede más firme, retenga más aire y el azúcar se disuelva de mejor manera.
  • Cuando se termine de batir un queque y se quiera agregar pasas, nueces o confitados, mezclar con la mano y no con paleta ni batidor. Mientras menos se rompa la estabilidad cremosa de este, más esponjoso quedará.
  • Para que la gelatina que se vierte en una mezcla no quede grumosa y tenga esa pésima sensación en la boca, hay que verterla a través de un colador y luego revolver rápidamente. 
  • Si se quema el azúcar en una olla y queda muy pegado, hay que hervirlo con agua para derretirlo y añadir algún aceite que se haya utilizado para freír y volver a calentar. Lo quemado se despegará solo.
  • Cuando se esté horneando el queque, jamás abrir el horno durante los primeros 15 minutos. En este tiempo se forma una masa de aire dentro de la masa y, si se abre la puerta en ese período, la masa se bajará.
  • Para una crema chantilly perfecta, se debe refrigerar el bol (nunca de plástico) o tazón de la batidora con la crema y el azúcar flor, por lo menos 30 minutos antes al igual que las varillas o globo batidor.
  • Para hacer un cheesecake o alguna receta que lleve queso crema, lo mejor es dejarlo afuera del refrigerador para que esté blando. Si es en verano, 30 minutos antes, y si es invierno, 2 horas. Así al batir no se sentirán grumos.
  • La repostería es algo de física, de la temperatura y estado de los ingredientes. A mantequilla más derretida y harina más cernida, un queque más blando; y a mantequilla más dura y harina sin cernir, una masa para tartaleta. 
  • Para hornear una galette y que el relleno no se filtre ni se separe la masa, hay que ponerle mondadientes en cada doblez de masa antes de llevar al horno. ¡Funciona perfecto! 
  • Para las recetas de cheesecake, antes de poner la masa en el molde, agregar un trozo de papel de mantequilla en la base de este, antes de asegurar el anillo desmontable. Así, la mezcla se “ajustará” cómodamente, el relleno no se filtrará y será más fácil para desmoldar. 
  • ¿Cómo hacer que las galletas tengan una textura chiclosa en el interior y sean crocantes por fuera? Luego de hornearlas, dejar enfriar en la bandeja del horno durante 5 minutos y luego transferirlas a un recipiente hermético con papel mantequilla entre las galletas y la tapa del pote. ¡Las galletas más ricas! 
  • Al momento de uslerear la masa de las galletas, espolvorear el mesón de trabajo con azúcar flor en lugar de harina. Así las galletas serán más dulces y no harinosas. 
  • Cuando se midan ingredientes pegajosos como la miel o syrup, primero rociar el tazón o cuchara de medir con aceite en spray para cocinar: ¡los ingredientes saldrán inmediatamente!
  • Utilizar los ingredientes a temperatura ambiente, a menos que la receta indique lo contrario. Un claro ejemplo es que la mantequilla se bate más fácilmente al igual que las claras. 
  • ¡Ojo con las fechas! Revisar las fechas de vencimiento de la harina, polvos de hornear, bicarbonato de sodio, etc. Si están vencidos, podrían afectar el resultado final de la receta. 
  • Es muy importante que los ingredientes sean medidos con precisión. Para el mundo de la repostería es necesario tener una pesa digital que también pese líquidos, como la leche y el agua, ya que la conversión es 1 gramo = 1 ml. 
  • ¿Un dato muy útil? La mayoría de las recetas de repostería que son horneadas, se deben poner en la repisa del medio del horno.
Feria PlatosyCopas