Invierno protegido: alimentos para combatir los resfríos

Enviar por correo

:
Llega la estación más fría del año y, con ella, inevitablemente los resfríos. Pero, junto a una alimentación adecuada que aporte vitaminas y minerales, podemos ayudar a nuestro cuerpo a que combata de mejor manera esta temporada. Brócoli, granada, cúrcuma son solo algunos de los alimentos que debes empezar a incluir en tu día a día para ganarle al invierno.

Brócoli: es rico en antioxidantes, vitaminas y minerales, especialmente en vitamina C, fibra, betacaroteno, potasio y folato. La vitamina C estimula la producción de colágeno para mantener la piel sana; mientras que la vitamina A protege las membranas celulares cutáneas y previene los daños de la exposición a los rayos UV.

Palta: está llena de vitaminas A, C y E, así como de magnesio, ácido fólico y potasio. Las grasas monoinsaturadas sirven para que la capa epidérmica de la piel conserve su humedad, evitando así el cutis seco. También aumenta la producción de colágeno, que sirve para mantener la elasticidad cutánea.

Granada: tan propia del otoño e invierno, este superalimento está lleno de antioxidantes, como taninos, flavonoides, polifenoles y antocianinas, que permiten conservarse fuerte y saludable. También posee propiedades antiinflamatorias, por lo que se recomienda especialmente para las personas que sufren artritis.

Almendras: están llenas de antioxidantes que luchan contra los radicales libres -que debilitan el sistema inmunológico-. Además, contienen proteínas, magnesio, fibra, calcio, vitamina B, potasio, zinc, hierro, fósforo y grasas saludables. ¿La porción recomendada? 15 a 20 almendras al día.

Cúrcuma: esta especia tiene niveles muy altos de antioxidantes y estimula el sistema inmunológico. Contiene propiedades antiinflamatorias y ayuda a combatir los radicales libres que dañan la piel y hacen que pierda su brillo y elasticidad. Además, es entre 5 y 8 veces más fuerte que las vitaminas C y E. Un buen consejo es añadirla a un vaso con leche caliente, porque es un remedio casero para la congestión, tos, resfriados o gripe. Es particularmente eficaz para la tos seca.

Leche de cúrcuma

  1. Calentar 1 taza de leche en una olla.

  2. Cuando esté tibia, agregar ½ cdta. de cúrcuma. Mezclar para disolver los grumos y añadir 1 a 2 cdtas. de jengibre, clavos de olor y 1 cardamomo. Dejar hervir por unos minutos, colar y tomar caliente.

Jengibre: el jengibre es rico en antioxidantes y es una buena forma para reforzar el sistema inmunológico. También aumenta la circulación sanguínea y es un antibiótico efectivo, porque puede reducir los síntomas de inflamación y artritis que empeoran durante esta época. Además, posee propiedades expectorantes, por lo que se aconseja su consumo frente a cualquier tipo de afección respiratoria, ya sea tos o gripe, o una simple inflamación de la garganta.

Huevos: ¡es demasiado importante consumir éstos durante el invierno! Porque la yema contiene 90% del calcio y hierro del huevo, mientras que la clara, la mitad de su proteína. Una unidad de este producto incluye 9 aminoácidos esenciales que son requeridos por el cuerpo. Además, aportan vitaminas B2, B12, A y E, hierro, zinc y fósforo.

Betarraga: incluye fitoquímicos beneficiosos y antioxidantes que ayudan a proteger el sistema inmunológico - por la eliminación de los radicales libres que atacan a las células sanas-. Además, esta rica verdura también alimenta los glóbulos blancos, es rica en vitamina C, calcio, magnesio, hierro y betacaroteno.

Zanahorias: contienen altas cantidades de betacaroteno -que el cuerpo convierte en vitamina A- lo que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, protege contra infecciones y reduce significativamente el riesgo de desarrollar problemas respiratorios.

Ajo y cebolla: ¡aprovecha de cocinar con estos vegetales! porque sirven para reforzar el sistema inmunológico y se pueden añadir prácticamente a casi todos los platos. El ajo contiene alicina, un compuesto con efectos antibióticos y antioxidantes, que puede ser un gran aliado contra los resfriados. La cebolla además de ser una importante fuente vitamínica, posee propiedades antirreumáticas.  

Agua: todos sabemos que es fundamental mantenerse bien hidratados, no tan solo en verano. Porque el agua puede ayudar a aliviar la mucosidad, que suele ser una gran molestia en esta época. Y cómo nuestro consumo se reduce drásticamente en los días de frío, nuestra sugerencia es empezar a tomar infusiones, porque además sirven para aminorar el dolor de garganta y la congestión nasal. El té también es rico en antioxidantes y puede ser útil para combatir las infecciones del tracto respiratorio.

Kiwi: dado que el invierno es la época de la vitamina C con las naranjas y mandarinas, hay otra fruta que es una gran fuente de esta vitamina; el kiwi. La vitamina C fortalece el sistema inmunológico, lo que hará que nos sintamos más fuertes a la hora de combatir el frío.

Bayas de goji: son consideradas como un superalimento, están relacionadas con la longevidad, fuerza y estado de ánimo. Además, poseen un gran poder antioxidante, lo que ayuda a mantener a raya los radicales libres y a combatir la inflamación.

Ajo negro: este último descubrimiento está tomando fuerza en nuestro país y sus beneficios son indiscutibles: antibacteriano, antiviral y fungicida, es enormemente beneficioso para el sistema inmune, porque es un auténtico antibiótico natural: las bacterias, los virus y las levaduras no pueden resistirlo, a diferencia de lo que sucede con los antibióticos sintéticos. Posee además elementos que ayudan a proteger nuestro corazón.