En busca del pan perfecto

Enviar por correo

:
En busca del pan perfecto para un picnic en el parque, un aperitivo con los amigos o un brunch el fin de semana, hemos seleccionado los mejores lugares para comprarlo: ese de costra crujiente por fuera y miga esponjosa por dentro. Al entrar a cada una de estas tiendas, te aseguro que tu corazón quedará feliz con el solo hecho de oler el pan recién salido del horno, que te hará cerrar los ojos y decir: ¡Mmmmm!

Bakkerè

Su dueña, Carolina Labaki, pastelera brasileña junto a su marido, el chef belga Mathieu Michele, arrendaron la casa con Pietro Granillo, propietario de la tienda de productos italianos Gran Gourmet, teniendo en mente la idea de Eataly, el gran mercado de la Bota europea que está en Nueva York y Chicago, “por supuesto en una menor escala”, asegura Carolina. Así, en un mismo sitio se puede comprar prosciutto crudo traído directamente desde el Viejo Continente, pan recién horneado y tomarse un café con un quequito de limón, yogur y amapola. Todos los panes que prepara Carolina son hechos con masa madre -cultivo de levaduras incluido de manera natural en la harina y microorganismos presentes en el medio ambiente- que tiene 10 años de vida y que fue regalo de un panadero en Barcelona hace dos. Estos productos no tienen conservantes, preservantes, ni químicos. Cada pan está elaborado artesanalmente  con harina italiana 5 Stagioni. Los recomendados son: el pan Sfilatino ($1300 c/u) de harinas blancas, el pan de cereales y semillas ($3.500 c/u) y el pan de nuez ($800 c/u), además de  delicias dulces como las corn cookies (con harina de maíz) que se venden apenas salen del horno ($1.000 c/u), o las de doble chocolate y pistacho ($1.000 c/u).

@bakkere.cl / Las Tranqueras 1480, Vitacura / Lunes a viernes de 10:30 a 19:30 horas, sábado de 10:30 a 14:00.


Pan de cada día

Las hermanas Roldán son tres: Andrea (chef y nutricionista), Francisca (diseñadora gráfica) y Claudia (arquitecta). Hace un tiempo decidieron tener un proyecto propio en común y así nació El Pan de cada Día, una panadería artesanal que abrió en enero de este año y ha revolucionado al barrio de Lo Arcaya en Vitacura. En la panadería cada una tiene una tarea definida: Andrea crea los panes, Francisca se encarga de la imagen y el marketing y Claudia de la administración y finanzas, pero para todo ocupan la misma receta:  1 cucharadita de esfuerzo, 1 gotita de trasnoche, 5 sacos de cariño, 1 kilo de clientes contentos, revolver con el alma, mezclando con el corazón para entregar el mejor sabor. Sus panes son 100% integrales, sin lactosa, sin materia grasa, sin persevantes y con sal de mar, como el molde integral (harina integral, centeno y avena), molde centeno multisemillas (harina de centeno, harina con semillas de chía y linaza), pan de miel con nuez (harina de trigo negro, miel de abejas y nueces), o el exquisito baguette de pesto/maní (harina integral, albahaca, ajo y maní). También están enfocadas a satisfacer las necesidades de los clientes con alergias alimentarias, incluyendo en su oferta panes sin sal ni gluten y muffins y galletas con azúcar, todo se puede adaptar y mandar a hacer a pedido.

@elpandcd / Lo Arcaya 1707, local 6, Vitacura. / Lunes a viernes de 9:00 a 19:30.



La Panetteria

Cada ingrediente de los ocho tipos de panes italianos que ofrece La Panetteria es traído del Viejo Continente.  Es que Stefano Saracino, uno de sus socios y oriundo de Piamonte, busca revivir los clásicos sabores de este país con los panes que amasa: biova de Torino, baguette italiano (no tiene malta como la receta francesa), tartaruga (que tiene forma de caparazón de tortuga), multigrano (con sésamo), filoncini (un baguette más corto y blando), integral, rosetta (con forma de flor) y la clásica ciabatta.  Además, venden focaccia en trozos, esa masa de pizza esponjosa con aceite de oliva y sal por encima o rellena con prosciutto cotto y mozzarella. Además, hay grissini naturales y al oliva y exquisiteces dulces como los bomboloni, una especie de berlín chileno, pero con una masa diferente y rellenos con crema pastelera, nutella o cacao. Y los clásicos cannoli sicilianos, masa de bizcocho frita rellena con ricotta y chips de chocolate. Pero los preferidos del público son los cornetto sin relleno o con crema pastelera, nutella o mermelada, que se pueden comer en el local con una taza del mejor café italiano, si es que caes ante la tentación de estas exquisiteces.

@lapanetteriachile  / Alonso de Córdova 3875, Vitacura (entrada por Las Nieves) / Lunes a viernes de 8:30 a 19:00. Sábado de 9:00 a 18:00 y domingo de 9:00 a 15:00.

Boulangerie Metissage

Harina, agua y sal son los ingredientes que le dan vida a los más de 20 panes que se elaboran a diario en la Boulangerie Metissage. Detrás de un vidrio, lo panaderos cocinan a vista y paciencia de todos los clientes que entran a este local.  Cada mañana salen panes 100% artesanales hechos con masa madre, crujientes y esponjosos. Como el pan levain, producido únicamente  a base de masa madre, que se deja leudar de un día para otro antes de ingresar al horno, esto le aporta consistencia a la miga con grandes alveolos de aire, ligeramente ácida, y una gruesa costra. También está el pan champagne (de campo), el brie (mezcla de masa de baguette y pan de molde), el pan de mie (molde), y el brioche con huevo y mantequilla. Además de todas las opciones dulces como la tarta de manzana, pan de pistacho, gâche, croissant almendra, vinousse chocolate, pan de uva y los clásicos canelé. Si tienes ganas de pasar al Parque Bicentenario que queda a dos cuadras con tus panes recién horneados, también cuentan con un pequeño emporio donde venden mostazas, quesos, jamones, pepinillos, todo de proveedores artesanales, y son los mismos productos que usan para cocinar el almuerzo y los brunch el fin de semana.

@metissagepanaderia  / Av. Vitacura 3187, Vitacura.  / Lunes a sábado de 8:00 a 20:00, domingo de 8:30 a 14:30.

La Panadera

Entrar a La Panadera es toda una experiencia: sentir el olor a pan recién horneado, ver los colores en las paredes y en las estanterías donde están los bollos, o apreciar una vitrina con dulces y varios adornos antiguos como una pesa roja para pan. Pan de betarraga, pan de ciruela miel, pan de queso orégano, pan de ají amarillo, pan integral, pan de tomate, ajo (4 por $1.000). Además de los panes grandes como el de campo ($2.000), multisemillas ($2.000), pan de aceituna ($1.000) y pan de centeno ($2.500). Todos los días se pueden encontrar versiones renovadas y es que Francisca Leyton, su panadera, hace muestras de lo que su imaginación crea. El secreto de su pan es el tiempo; dejar actuar la levadura es esencial para que la masa se pueda estirar hasta su máxima expresión y para que quede con forma. Es que para hacer pan artesanal hay que saber esperar. Y eso es lo que ha hecho Francisca, ya que no para de trabajar hasta que este no quede como a ella le gusta: esponjoso y con hoyitos bien armados.  Además de los panes, ofrece opciones dulces bien caseras, pero no por eso con menos mérito como, por ejemplo, el brazo de reina, brownie de chocolate o queque de vainilla.

@lapanadera_cl  / Condell 1097, Providencia.  /  Lunes a viernes de 12:00 a 20:00, sábado de 9:00 a 20:00.